El color rojo

La temporada navideña está llena de colores: el verde de los árboles, los  colores brillantes de las envolturas para regalo y varias tonalidades de rojo presentes en la ropa, el vino o cualquier elemento decorativo para Navidad. Con toda esta presencia de colores, es inevitable encontrarlos como derrames en la ropa o manteles.  Con un poco de conocimiento y Vanish®,  podrás hacerte cargo de estas manchas.

Manchas de vino tinto

Las manchas de vino tinto son casi inevitables durante las fiestas. Ya sea unas gotas aquí y allá por un momento de torpeza, o un invitado emocionado golpeando la copa de vino, las manchas rojas de vino no son tan formidables como se podría pensar.

 Un buen truco es poner de inmediato un poco de sal sobre la mancha. Ésta absorbe el vino tinto. Luego aplica en la zona interior un pañito seco, sin presionar demasiado (esto ayudará a extraer la humedad). Para deshacerte de cualquier marca restante, aplique Vanish® directamente sobre la mancha antes de lavarla con tu detergente. 

Frutos rojos

Las manchas causadas por los frutos rojos (fresas, moras o arándanos) pueden terminar en tu suéter, pantalón o incluso peor en tu ¡camisa blanca! Afortunadamente, estas manchas son muy similares a las de vino. Con una toalla o una esponja elimina cualquier exceso de humedad (recordando que no expandir la mancha) o enjuaga con agua si es posible.

Las manchas de sangre

Tal vez un poco espeluznante para algunos, pero las manchas de sangre no necesariamente son a causa de la sangre humana (mal manejo de cuchillos de cocina podría dar lugar a una cortada en la piel), sin embargo, un suculento asado pueden causar un desastre en su camisa si algún  liquido salpica mientras lo estás preparando. Lo bueno, es que las manchas de sangre no son rival para Vanish

Comienza eliminando la mayor cantidad de sangre que puedas con agua fría. Vanish® y el agua  fría trabajan muy bien juntos, ya que esta solución descompone  la sangre, haciendo que se disuelva. Aplica  agua a ambos lados de la tela para lavarlo completamente hacia fuera. Por último seca el área con una servilleta húmeda para evitar cualquier filtración.